Revelación del Reino para un Año Profetico

Published: Wednesday, 29 June 2011 Print

MATEO 4:17 MT. 13:31-33, 44-47

Hay una declaración publica hecha por un joven judío rabino llamado Jesús, la cual se puede interpretar como La Visión Mesiánica del Reino:  “Arrepentios, por que el reino de los cielos ha llegado”.  Esta declaración es un problema para los religiosos, aquellas personas que Jesús llama “Sepulcros Blanqueados”.
Hoy estaremos hablando de la diferencia entre el REINO y la IGLESIA y como la iglesia para llegar a la meta de convertirse en una iglesia del Reino debe de estar dispuesta a cambiar paradigmas y religiosidad.
Jesús declara que el reino ha llegado y los religiosos lo condenaron simplemente por que el reino no es un lugar donde reina un monarca, los religiosos consideraron a Cesar como el monarca, por tanto, Jesús era un disparatero.

Para poder ver que el Reino se ha acercado no podemos ser religiosos, tenemos que desarrollar una relación con Aquel que se ha declarado Rey de un gobierno teocrático. TEO que significa DIOS; KRATEO  que viene de la raíz káiser y significa  monarca o soberano.  Dios es el que rige las vidas de aquellos que forman parte de ese gobierno.  ¿Saben?  La religión nos mata, la relación nos ayuda a vivir en intimidad y libertad con Dios y los unos con los otros.  Cristo no predicó religión durante sus tres años de ministerio terrenal, sino relación:  él dijo:  “y conoceréis la verdad y la verdad os hará libre”.  Esas son palabras de un Dios relacional.  El es Verdad, si lo conoces te hará libre.

Su meta final era establecer Su Reino en la tierra como en el cielo,  “hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo”, no dice la oración modelo de Mateo 6.  Esto solo se logra a través de su familia (nosotros).  El vino ha establecer una corporación llamada “Elohim e Hijos”, Él es Elohim y nosotros los hijos.  ¿Cómo te gusta eso?  Elohim, séptimo nombre de Dios, El Shaddai, cuya raíz hebrea es Shod y significa “El Dios de los muchos Pechos” que da de mamar a su pueblo.  El vino para ser el proveedor (Jehová Jireh) de aquellos que han declarado ser de Él.
Su primer objetivo es el Reino y su establecimiento.  Isaías 9:6 nos ofrece una riqueza literaria, “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro, y se llamara su nombre: ADMIRABLE, CONSEJERO, DIOS FUERTE, PADRE ETERNO, PRINCIPE DE PAZ”.  Jesús nacería para reinar por siempre sobre el trono de David con cualidades de guía y líder político.

Él es la Palabra viva, el guía infalible, la inextinguible sabiduría, la verdad y el camino, sobre Él descansarían el imperio (la autoridad de gobernar).  El DIOS FUERTE, en el hebreo, fuerte es “héroe”, héroe infinito de su pueblo, guerrero divino que ha triunfado sobre el pecado y la muerte.  El capitán de nuestro ejército, pues si fuera general guiaba de la trinchera, el capitán va delante de su ejército en la batalla.  Él llevó cautiva la cautividad en la cruz cuando el diablo comenzó a hacer fiesta porque le había matado, el toco la puerta y dijo: “RESUSITE”.  La muerte no pudo vencerlo, PADER ETERNO, siempre presente en todas partes.  Él es Rey de un gobierno que posee atributos de eternidad y omnipresencia para reinar dentro de los corazones de los redimidos, los que él compró con sangre preciosa.

Él es PRINCIPE DE PAZ, su reino se caracteriza por SHALOM, sanidad, bienestar, prosperidad, y felicidad.
Esto se prueba al darnos cuenta de que la iglesia no es el Reino, el Reino existia antes de que Él estableciera la iglesia.  La iglesia se ha convertido en un gran casino donde venimos a depositar $5.00 para sacar $10.00, donde se usa a Dios en vez de adorar a Dios, donde se ejerce religiosidad de forma de reunirnos para que Dios supla lo que queremos, sin embargo, el Reino de Dios no es nada de esto, por el contrario, en el Reino de Dios hay decretos, y uno de ellos dice:  “NO OS AFANEIS POR VUESTRA VIDA, POR LO QUE HAS DE COMER QUE HAS DE BEBER, NI POR NUESTRO CUERPO.  QUE HABEIS DE VESTIR... Mateo 6:25
El que es del Reino no se turba, sino cree, no quiere manipular a Dios, no es religioso que va a la iglesia porque así Dios no lo va a castigar
.
En la iglesia tenemos que apelar a nuestros dioses, el de las riquezas, el de la sanidad, y cuando oramos por los sordos y no se sanan, ponemos un grupo de un lado y conseguimos a alguien que le interprete ¿Dónde esta el Dios de Elías?
En el Reino, sin embargo, lo único requerido por el Rey en uno de sus decretos es que “BUSQUEMOS PRIMERAMENTE SU REINO Y SU JUSTICIA Y TODAS LAS DEMAS COSAS NOS SERAN AÑADIDAS”. Al buscarle, viene a nosotros prosperidad, sanidad y provisión.  En el reino se siembra para cosechar, no se cosecha para sembrar. (El que tiene oído para oír que oiga lo que el Espíritu dice a la iglesia).

Dice Santiago que pedimos y no recibimos porque no sabemos pedir.  Nuestro problema es IDENTIDAD, no tenemos la menor idea de quienes somos en el Reino.  Oraos por cosas, pero el Rey nos dice “PIDE Y TE DARE”.  El no nos dice que mendiguemos, o que limosneemos.  El dice “PIDE”.  Cuando abrigas el concepto
del Reino, tu no mendigas, ESCUCHA BIEN, en un reino hay un gobierno establecido, tu no eres miembro de ese gobierno, TU ERES CIUDADANO.  Tienes derechos legales otorgados por las leyes establecidas en ese gobierno.

En Mateo 16:14-15, Jesús introduce la iglesia a través del Apóstol Pedro.  “Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, dice Pedro, y el Señor responde: “esto no te lo ha revelado ni sangre ni carne”.  Tu eres Petras y sobre esta roca estableceré mi iglesia (reino).  Cristo es una terminología que significa UNGIDO, un rey que ha sido escogido por Dios para regir su imperio, esta es la declaración más importante que podía haber salido de los labios del sanguíneo Pedro.
IGLESIA es EKKLESIA, EK=FUERA  KALEO=LLAMADOS, DE UNA RAIZ KALEUO= URGENCIA, somos un grupo de personas “llamadas fuera de el mundo que nos ha rodeado urgentemente para tomar parte en el establecimiento del reino”.  Roma tenia un Rey, Cesar, el emperador era el Señor, el gobierno común tenia una ekklesia.  Hoy en día en nuestros países ese rey es el presidente, la diferencia entre lo que Cesar tenia y lo que existe hoy como gobierno presidencial, es que en el Reino de Dios, TU NO ESCOGES el Rey, el Rey te escoge a ti (2 Crónicas 29:11)

En este Reino el Rey es dueño de todo, en el gobierno terrenal el presidente no es dueño de nada.  Por  eso es que Jesús dijo: “NO OS PRECUPEIS”. Porque en el reino de Dios, el gobierno es responsable de ti.  Cesar tenia una EKKLESIA, uno de los miembros del senado fue Pilato. En el sistema gubernamental de EE.UU. por ejemplo, tu no votas por el gabinete, ni por el embajador, el presidente los selecciona, dice la palabra que tu y yo somos  embajadores 2 Crónicas 5:20.
Según el diccionario Strong, la palabra embajador es LUWTS, significa intercesor y maestro, viene de la raíz MALAK, que significa mensajero, profeta de Dios, de la raíz TSLYR, que significa heraldo, enviado, de la raíz PRESBEUO que significa predicador.  Quiere decir que si somos embajadores del Reino, somos maestros, evangelistas, profeta, apóstol y pastor, los cinco dones ministeriales que el Señor otorga a su iglesia en esta nueva era para que le sirvan, están en nosotros.  AMADOS, EL REINO SE HA ACERCADO.

Joel 2:28 se esta cumpliendo y sus embajadores estableceremos el Reino.  Como parte de su reino, usted como ciudadano PIDA, no mendigue o será pobre toda su vida.  Confiese con su boca la sanidad, la salvación, la llenura de su Espíritu, usted como ciudadano tiene derecho de ir delante del gabinete y demandar una venia con el presidente.  En el reino el presidente es nuestro Rey, y venimos con nuestro certificado de ciudadanía (la palabra de Dios), pidiendo, aeteo,  que significa “pedir con insistencia lo que Dios ha prometido”.  Dice el certificado “Pide y se te dará”.  Mateo 7:7

Dice Efesios 2:19: “Así que ya no sois extranjeros sino conciudadanos de los Santos y miembros de la familia de Dios”  ALELUYA.

Cuando mendigas a Dios recoges para mantenerte, pero cuando le crees a Dios,  El esta bajo la responsabilidad de darte lo que pides.  “El que habita al abrigo de Dios, morara bajo la sombra del Omnipotente”. “Pídeme, aeteo, y te daré por herencia las naciones” Salmos 2:8

 

Hits: 3326